paleo en forma

Dos años después de dejar el glúten, la soya y el aspartame. ¿Qué ha pasado?

IMG_4557

El post de este semana tenía otro tema cuando me dí cuenta que hace dos años empecé mi viaje Paleo.  Hace dos años tenía sobrepeso y quería reenergizarme ya que correr detrás de un energético bebé de dos años es cosa seria. Por si fuera poco en pocos mese iba a cumplir los 40 y mi regalo fue darme una mejor versión de mi misma.

Yo soy una persona que siempre me he interesado por la comida saludable.  Años anteriores descubrí la comida Asiática y empecé a explorar opciones a la proteína animal, reemplazos a los lácteos y a las pastas de trigo.  Mi experiencia al ser vegetariana o casi porque nunca pude dejar la proteína animal del todo, es que vivía con ganas de comer A TODA HORA.   Cada dos horas, después de la avena del desayuno con yogurt y arándanos o después de un cocido de garbanzos con arroz, me daba hambre y TENIA que comer.

¿Quien soy hoy después de paleo?  Esta mañana antes de ir a entrenar desayuné pan de banano (compatible con el #protocoloautoinmune ) sin huevos, ni nueces; un té sin cafeína con leche de coco, fresas y dos rebanadas de jamón orgánico.  En mi entrenamiento de crossfit martillamos en unas llantas gigantes, alzamos pesas, hicimos remo y sobretodo nos divertimos un montón.  Estoy por cumplir mis 42 y nunca he estado más saludable ni me he sentido mejor.  Bajar de peso fue una gran motivación al principio pero incluso ese énfasis en la escala ha disminuído ya que el ganar masa muscular me parece más importante que pesar un número chiqutico.  Tanto fue el entusiasmo que el estilo de vida paleo me produjo, que decidí crear un blog Paleo en Forma para seguir apoyando a otr@s personas que estén buscando caminos alternativos a la salud.

Ver el proceso de cambio en mi percepción de paleo ha sido muy interesante y es el motivo de este post.

El primer año

IMG_3290

 

 

 

 

Esta soy yo hace dos años en la fiesta de mi hijito.  El ponqué era vegano (para incluir a todos los niños y niñas) y es sin colorantes artificionales.  Días después empecé a comer Paleo por 30 días de eso ya 24 meses.

Al principio y como yo aprendí paleo era estricto (no arroz blanco o papa blanca) y de alguna manera yo me mantuve en un rango modesto de ingesta de hidratos de carbono.  Tuve una baja de peso considerable aproximadamente 20 libras o 10 kilos y no he vuelto a bajar más.  Creo que lo que ha ocurrido es que he incrementado masa muscular y bajado del porcentaje de grasa en el cuerpo porque la talla de jeans ha disminuído.

Ese primer año yo busqué e hice todas las recetas de panes, pancakes paleo habidos y por haber.  Es normal.  Después de toda una vida consumiendo harinas procesadas es recomendable una transición moderada al estilo de vida paleo.

Leía (todavía lo hago) y no dejaba artículo en inglés o español sin leer sobre nutrición evolutiva, ejercicio y aparecían palabras en mi vida que nunca había escuchado: que Whole30, que Crossfit, que sugar detox.   La curva de aprendizaje es grandísima y más cuando descubrí que paleo no era una dieta sino una forma de vivir.  Algo que sucedió el primer año fueron las ganas de darle intensidad y variedad a mi rutina de ejercicios.  Después de casi una década de hacer yoga intensa (ashtanga) decidí regresar al gimasio y alzar pesas, hacer circuitos de alta intensidad y seguir con yoga como complemento.

La familia.  Mi esposo me dijo amorosamente que el no podía vivir sin el maíz, los cerales, el pan.  Al principio, en la fase inicial, cada vez que el se servía su cereal yo emprendía tremendo discurso nutritivo que he podido calmar y hemos aprendido a respetarnos y a seguir queríendonos a pesar del glúten.  Le doy crédito que si bien mi esposo no es paleo, tampoco frecuenta sitios de comida rápida. Y al que anda con miel, algo se le pega.  El otro día me dijo y yo no pude de la felicidad: tu sabes cuantos gramos de azúcar hay en una Inca Cola? Es un montón.  Cada persona lleva sus cambios a su ritmo y manera.  Paleo no sirve para todo el mundo (o quizás no a todo el mundo le guste)  y el vivir con alguien que come distinto me dá perspectiva.

Al finalizar el año me interesé por hacer un detox de azúcar y por 21 eliminé todas las fuentes de azúcar como miel o miel de maple y empecé a aprender que sólo porque es paleo un brownie no es necesariamente saludable.

La gente dice que eliminar grupos alimenticios no es saludable: eliminar las harinas procesadas con vitaminas añadidas que no son biodisponibles no me quita el sueño.  Sufrí mucho y extrañaba al queso que lo consumía o crudo o de vacas de pastura.  Al principio no necesariamente compraba toda mi carne de pastura, fue un proceso gradual.

 

El segundo año

IMG_5410

Esta foto fue tomada en la fiesta de mi hijo dos años después.  Me gusta esta foto porque me veo como me siento: feliz.  Hay muchas fotos de antes  y después mostrando cuerpos, pero prefiero mostrar sonrisas.

El segundo año ha sido muy interesante porque es donde creo que hice finalmente la transición al plato paleo.  Es decir, un plato de comida real. Un desayuno con vegetales, proteína y grasas.  Para ese entonces la papa blanca y el arroz fueron bienvenidos otra vez al plato paleo  (por ciertos gurús) y como ya entrenaba más, mi ingesta de hidratos de carbono se benefició de las papas y el arroz (no todos los días porque hay que dejarle el plato a los vegetales, pero a veces consumo arroz que sé que lo tolero bien).

El segundo año se caraterizó tambien por el descubrimiento de programas como el Whole30 a quien le debo en gran parte el incorporar prácticas como hacer mis leches vegetales, dejar el queso y apreciar las comidas reales sin depender de las versiones “paleo” de la dieta tradicional: pancakes, panes, pizza.   Tambien en el segundo año decidí empezar a hacer #crossfit y eso es algo que nunca hubiera soñado alcanzar en mi vida.

De salud me encuentro muy bien, los exámenes físicos los pasé perfectos, la dosis de la píldora para la tiroides se ha disminuído.  Lo único que tengo es acidez y como no quiero depender de antiácidos decidí probar el #protocolo autoinmune y eliminar el café, te negro, tomates.  He incorporado más kombucha ( té fermentado con probioticos), más caldo de huesos y debo comer más vegetales fermentados.

Ayer leí un artículo de alguien que decidió no seguir haciendo paleo después de 4 días.  Si uno quiere una dieta relámpago y mágico, paleo no es para usted.  Si quiere un camino largo de transformaciones profundas y duraderas, paleo puede ser la solución. Pero recuerde, un hábito se forma como mínimo en 21 días, yo diría 30 o 60 días para saber cómo reacciona tu cuerpo.

He decidido compartir mi camino con el ánimo de apoyarte en tu camino sea paleo o lo que sea, a que encuentres tu ruta de la salud para tí y el planeta.

Gracias por venir a Paleo en Forma y que sean muchos años más.

 

Catalina

Paleo en Forma

 

 

Print Friendly

, , , , ,

6 Responses to Dos años después de dejar el glúten, la soya y el aspartame. ¿Qué ha pasado?

  1. Jasmine abril 16, 2015 en 2:01 pm #

    Beautiful update! Congratulations and continued health to you and your family. See you soon <3

    • Catalina Rojas abril 16, 2015 en 3:47 pm #

      Thanks Jasmine. I cant wait to see you. Oh wait, its just next week. So excited

  2. AURA HELENA abril 16, 2015 en 6:20 pm #

    Tengo solo 5 días intentándolo, ya mi dieta era a mi parecer muy saludable, libre de proteína animal, grasas, carbohidratos simples y azúcares. Ahora estoy tratando de enamorarme de las grasas de nuevo y retirando los carbohidratos. Volver a las carnes es lo complicado. Cada minuto veo que tengo demasiado qué aprender, pero Blogs como estos son buena motivación. Gracias

    • Catalina Rojas abril 17, 2015 en 7:28 pm #

      Saludos Aura Helena,
      Gracias por tu lindo mensaje. Felicitaciones por empezar tu recorrido paleo. La primera semana siempre es dura y decisiva. tu transcisión (a las grasas saludables y la proteína animal) es una que veo con frecuencia. Algo que te puede ayudar es hacer caldo de huesos, tengo la receta. Tomar ese elixir es lo mejor para tu digestión y para hacer una transición amigable. No todas las grasas son iguales ni de origen animal. El aguacate o palta es excelente. Sigue y no mirés atrás y acpa a la orden para lo que necesites.

      Catalina
      Paleo en Forma

  3. pilar septiembre 5, 2015 en 1:41 am #

    catalina nesecito tu ayuda, estoy bastante mal.

    • Catalina Rojas octubre 8, 2015 en 7:13 pm #

      Hola.
      En que puedo ayudarte?

Deja un comentario