paleo en forma

Image

Ha pasado mucho tiempo desde el último blog.  En la época que inicié el blog estaba con muchas cosas.  Ya la marea está baja y sigo muy interesada en continuar aprendiendo y comproatiendo lo que sepa del estilo de vida Paleo.   Mi esposo me pregunto el otro dia que qué quería hacer con la vida.  Mi respuesta fue: lo que me apasiona.  Y que te apasiona? enseñar.  Enseñar qué? donde se interesectan la nutrición sana del cuerpo y la construcción de un mundo mejor.  Soy cientista social y voy a utilizar las herramientas de mi carrera para compartir con ustedes y en español la forma de vida paleo.

Ya llevo 14 meses donde he podido encontrar la forma de comer y vivir que tanto andaba buscando.  Hace unos meses empecé a morder queso y querer comer queso (estricto paleo elimina lácteos.  Hay un estilo primal que es paleo + lacteos).  Tambien disfruté fresas con crema (un postre tradicional de Colombia, mi país).  Luego leí un artículo sobre el rol de las harinas que ayudan a la composición sana de la flora intestinal (resistant starch) y reintroduje un poco el arroz y la papa.  Algunos de ustedes pueden ver en facebook cómo me gusta hacer pancakes de harina de almendra y harina de coco.  En fin, cada persona debe buscar su balance y reintroducir alimentos a su dieta que los tolere bien.  Personalmente, siento la necesidad de regresar a los fundamentos básicos de paleo para seguir aprendiendo el balance entre el ejercicio y el consumo de carbohidratos y para ayudar con mi meta de transformacion de la composición de mi cuerpo.  Me encontré con un programa muy popular acá en EEUU que lo están siguiendo cientos de miles de personas y me animé.  Se llama el Whole30. Es estricto pero son sólo 30 días.  Me gusta porque yo nunca he podido ni seguir dietas, ni contar calorías, ni tomar sólo jugos o sopas.  No es que sean opciones inválidas es que no son para mí.

Por 30 días se consumen alimentos de la mejor calidad (es decir la carne que sea criada con pastos hasta el final, verduras y frutas orgánicas y locales (si se puede); nueces.  Se despide uno de cualquier forma de azúcar, lácteos, granos, químicos, aditivos, colorantes, legumbres.  Las comidas que tienen más poder inflamatorio se suspenden.

En mi caso, no se consumirá miel de maple, miel, azúcar de coco; tuve que cambiar la leche de coco de mi café que tenía aditivos y conseguir la marca que no tiene ni aditivos ni BPA en el enpaque.  Muy importante para mí es que no se pueden reproducir comidas chatarra con ingredientes paleo: adiós a mis pancakes, tortas, galletas.  Es típico que el primer año la gente haga lo que yo hice es una forma de ¨hacer la transición¨ a paleo.   

 La argumentación es que Whole30 ayude a transformar los hábitos alimenticios del pasado.  Muchos de nosotros tenemos antojos de algo dulce, algo tostado, salado.  Llenamos el plato de comida que es nutricionalmente pobre y que probablemente nos sube los niveles de azúcar y que luego nos generan más hambre.  Y ese es el ciclo de la obesidad y las enfermedades crónicas.

Si quieres leer más sobre Whole30 ve a whole30.com

Hoy es mi primer día, seguir relatando este proceso con ustedes. 

Print Friendly

No hay comentarios aun

Deja un comentario